Aprende a controlar tus emociones en el mercado de divisas

En muchas ocasiones no nos damos cuenta que lo más obvio a veces resulta lo que menos nos preocupa y esto puede ser un problema. Hay quienes se inician en el mercado Forex y pierden, y creen que es por la falta de experiencia.

Y tal vez lo sea, pero también puede deberse a la falta de capacitación, ya que últimamente hay quienes piensan que pueden lanzarse a los mercados sin saber de qué va, y esto, evidentemente, es otro error.

En cualquier caso, si hay una cualidad que no debe faltar en ningún inversor sin duda es la disciplina y el control de las emociones. Durante el siguiente post trataremos la importancia de aprender a controlar los impulsos y emociones, algo muy importante.

La disciplina es fundamental

En este tipo de inversiones con tanta volatilidad es fundamental mantener la calma y saber actuar con criterio en cada momento. No hay que dejarse llevar por la incertidumbre ni pecar de exceso de confianza, ya que en ninguno de los dos casos conseguirás nada bueno.

Un buen inversor debe saber identificar las situaciones más favores para operar y cuales son aquellas de las que debe huir inmediatamente. Los disciplinados saben esperar pacientemente a que se dé una buena oportunidad para ejecutar una orden y no se arriesgan de más si no están seguros de que pueden obtener un buen rendimiento de su capital.

Controlando emociones; codicia y miedo

En los mercados se experimentan todo tipo de emociones, y como te puedes imaginar hay algunas que suelen ser más peligrosas que otras para nuestras inversiones. Ese es el caso de emociones como la codicia o ambición y el miedo.

Cuando en los mercados se dan situaciones favorables y tendencias alcistas los inversores se confían, y cuando muchos se unen por estos síntomas de recuperación dicha tendencia de subida se acelera, como es lógico.

Este sentimiento entusiasta generalizado puede llegarnos a confundir, pues no es lo mismo el saldo de nuestra cuenta de inversión que el capital total de la cuenta, es decir, el dinero que hemos invertido en otras posiciones que aún tenemos abiertas. En muchos casos los inversores en estas situaciones cometen el error de empezar a creer que sus ganancias potenciales ya son suyas, es decir, que lo que podrían ganar ya está más que asegurado.

Llegado a este punto muchos no pueden evitar pasar por alto signos básicos de posibles reversiones en la tendencia. No es lo mismo operar desde el principio que llegar justo al final de la tendencia, cuando está a punto de cambiar de dirección.

La codicia puede ser un mal sentimiento, ya que siempre te hará querer más y créeme que acabarás arriesgándote en exceso. Y la mayoría de las veces no merece la pena.

Por otro lado, en el caso contrario, cuando empiezan a caer los precios el sentimiento general es de miedo o incluso de pánico. Básicamente el miedo es una de las razones por la que los precios caen más rápido de lo que suben.

El miedo puede paralizarte y hacerte perder grandes ocasiones para cerrar un buen negocio. En otras ocasiones quizás te empuje a ejecutar operaciones que te perjudiquen con pérdidas. Por esta razón es importante evitar este tipo de emociones y actuar siempre con tranquilidad.

En situaciones críticas los inversores con posiciones largas buscan vender lo antes posible, mientras que los que tienen operaciones cortas se motivan pensando que los precios continuarán bajando algo más. Cuando estas órdenes a corto plazo se cubren y se obtienen ganancias se dan situaciones temporales de recuperación, lo que tiende a crear falsas expectativas entre algunos inversores.

Cómo es de esperar esta mentalidad a menudo provoca un desequilibrio en el mercado. Por lo tanto, si aprendes a interpretar correctamente los signos podrías incluso a ganar algo más de dinero en tus inversiones, sobre todo te recomiendo que practiques ya que la práctica te ayudará a mejorar tus habilidades de inversión y a obtener unos rendimientos mayores.

Cómo analizar la sensibilidad de los mercados a través de gráficos

Para controlar los mercados y su sensibilidad una herramienta muy útil son los gráficos. A través de estos gráficos podrás identificar los niveles de soporte y resistencia, los cuales te ayudarán a saber los precios máximos y mínimos que alcanzarán determinados valores.

En el momento que se quiebra el nivel de resistencia sabemos que habrá más alcistas que bajistas en el mercado, y sí rebota al alza significará que los bajistas habrán remontando posicionándose por encima de los alcistas.

De la misma forma sí el nivel de soporte se sostiene la caída de precios probablemente haya sido por una causa habitual mientras que si se quiebra sabremos que hay vendedores con posiciones cortas entrando en los mercados junto con los que tienen posiciones largas e intentan cerrarlas al mismo tiempo.

Los indicadores de tendencia como los osciladores pueden ayudarnos también a determinar el estado de ánimo de los mercados. Y si observas el volumen de operaciones te darás cuenta que si se produce un aumento las tendencias tenderán a acelerarse hacia alguna dirección. En cambio si el volumen desciende probablemente sea un síntoma de un cambio inminente en la tendencia o al menos una inestabilidad momentánea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *