Más austeridad y recortes en Grecia tras el ultimátum de Alemania

El país heleno continúa con los recortes para alcanzar unos ahorros de 11.700 millones de euros para los próximos años 2013 y 2014. Por otro lado, parece que el ultimátum de Alemania y su presión sobre Grecia podría estar ayudando a encarrilar al país griego hacia la austeridad.

El Gobierno de Andoni Samaras está haciendo todo lo posible para demostrar a sus prestamistas de la Unión Europea y sobre todo al Fondo Monetario Internacional que es capaz de aplicar los recortes que sean necesarios para conseguir una economía más austera y reducir el déficit presupuestario. Sin embargo, los funcionarios griegos también pidieron algo más de tiempo para poner en práctica algunas de las medidas demandadas por los prestamistas y éstos están empezando a impacientarse.

Grecia ha reducido el déficit de 15,8% que tenía en el año 2009 al 9,1% el pasado año. Pero el país heleno aún necesita hacer muchas reformas, tiene que cumplir con las medidas de austeridad y continuar con la reducción de su déficit.

Desde Alemania presionan a Grecia con el fin de que continúen con las reformas sin descanso y que no se relajen hasta conseguir cumplir con los objetivos fijados. El ministro alemán de finanzas Wolfgang Schaeuble ha declarado en una entrevista que el programa de ayuda está siendo demasiado permisivo e insiste en que no contempla más concesiones para el país.

Por otro lado, el ministro de economía volvió a poner de manifiesto sus dudas sobre la permanencia de Grecia en la zona euro. Phillip Rösler ha vuelto a expresar su desconfianza hacia el país heleno, cree que no será capaz de completar las reformas pactadas con los prestamistas. Cómo consecuencia el país entraría en bancarrota, y obviamente sería una salida inmediata del euro. Nadie puede saber a ciencia cierta lo que ocurrirá con Grecia pero parece que Rösler no tiene dudas al respecto.

En caso de que Grecia continué realizando las reformas recibirá una nueva ayuda para que el país tenga cierta solvencia. El monto en cuestión del próximo préstamo asciende a la cantidad de 31.000 millones de euros. Sin embargo esta ayuda sólo se hará efectiva sí hay constancia de que Grecia está aplicando correctamente las reformas.

Para comprobarlo unos inspectores de deuda examinan las finanzas griegas  y miran con detalle los avances del país por adoptar las medidas pactadas a cambio del rescate así como la reducción del déficit presupuestario. Sí los inspectores obtienen datos negativos Grecia no recibirá ni un euro más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *